Si, lo sé, parece que este tema no tiene importancia. Estoy imaginando tu cara al leer esto, si es sólo un diseñador ¡Qué más da! Te aseguro que saber diferenciar al diseñador que será parte de tu proyecto es vital para el futuro del mismo.

Este post nace porque me llegan consultas sobre si hago tal cosa o si domino tal tema. Aunque como diseñador manejo varios áreas simultáneamente, saber de ellas no es lo mismo que dominarlas.

Seguido veo reclamos en contra del diseñador que contratan: ¡No era el adecuado! ¡no dominaba el tema! ¡siento que perdí mi tiempo! La realidad es que en la mayoría de los casos es culpa de quien contrata, se dejan llevar por el precio y la cantidad de servicios antes que la calidad y especialización.

Aunque aquí, entre nosotros, me sorprende como algunas personas confían en “profesionales” que dicen dominar desde la ilustración hasta la programación de un sitio web, pasando por todo lo demás: editorial, marketing, publicidad, branding

Esperar que un diseñador sea tan polifacético es querer que un futbolista juegue de delantero, arquero y entrenador al mismo tiempo. ¿Te suena ridículo?

Recuerda el dicho: El que mucho abarca, poco aprieta.

Bueno, la clave de cualquier buen profesional es comprender la teoría en su conjunto, pero ser especialista en su área. !!!Sí, especialista¡¡¡ Cuando lo es, domina el tema en su totalidad.

Aclaro: Ser especialista no quiere decir que no pueda manejar otras áreas de conocimiento, simplemente tendrá una en particular que conoce, domina y explora.

¡Pero si el diseño depende del talento y la creatividad, que importa lo que sabe o no sabe!

Es la gran mentira que te han vendido todo este tiempo – a mi también me la vendieron así- lo peor, es que la escucho a diario entre mis propios colegas. Créeme, me molesta bastante.

La verdad es que el diseño es una profesión creativa, pero no es simplemente imaginación e ingenio. El acto de diseñar posee un método, un proceso y un tiempo que culmina en un objeto “diseñado”.

Entonces, ¿Qué tiene que ver esto con el diseñador? ¡MUCHO! Un diseñador será más o menos idóneo para un proyecto dependiendo del conocimiento que posee de un tema y lo metódico que sea.

Inspiración: cuando llegue, que me encuentre trabajando

Con este check list podrás elegir un diseñador apto para tu proyecto. Espero que nunca, pero nunca digas nuevamente: “nadie me lo advirtió”

1. DEBES REVISAR SU PORTAFOLIO: ¡¡¡Dios mío!!! es lo básico que cualquier persona hace. Si has leído esto espero que nunca me digas: “Lo que hizo no me gustó”. El portafolio es lo primordial que debes ver antes de darle el “SÍ” a un diseñador. ¿Por qué? En el verás su estilo, su área de enfoque (para que no envíes email a todos preguntando qué sabe hacer) y su experiencia en dicha área.

2. Revisa su escuela de egreso: Suena elitista, lo entiendo. Pero es algo que debes considerar. No todas las escuelas de diseño forman igual a sus profesionales. Algunos son netamente técnicos y otros simplemente conceptuales. No es lo más importante porque existe la especialización, pero darte una vuelta por su escuela de egreso te permite conocer sus fortalezas.

3. Te harán preguntas: ¡ooops! He perdido y desechado trabajos en los que me han dicho: “para que me haces tantas preguntas si lo que necesito es tan sencillo”. Lo siento, mientras más conocimiento se tenga de un proyecto, más certero será el resultado. Todos los diseñadores deben conocer lo que haces y cuando digo conocer, quiero decir: ¡¡a fondo!!

4. Tiene que establecer plazos: Creo que no te gustaría trabajar indefinidamente. Bueno, a nadie. Un proyecto tiene plazos definidos, si no es así, será con un plan mensual. Pero siempre, siempre quedará estipulado al inicio.

5. Te da garantías: Alto, no es lo que crees, no te dirá: “Si no te gusta, devolvemos su dinero”. Olvida eso! Más bien te pedirá firmar un contrato o adquirir algún tipo de compromiso legal. ¿Entregarías tu dinero a un extraño? ¿Sí? Wow!

6. Sabe decir no: Creo que nunca me he topado con un médico que me diga “sí” a todo, ¿te imaginas? Cámbieme esa operación por un fin de semana en Brasil. Cualquier profesional y, sobre todo los diseñadores, te dirán que no en el momento que corresponde. No te asustes, no queremos que te sientas mal, pero es natural.

6. Te aconsejará: No creo que alguien imponga su voluntad, pero si va a guiarte para llegar al mejor resultado. Por favor: !hazle caso! es alguien que ha estudiado más que tú ese tema en particular.

¿Suena muy básica esta lista de recomendaciones? Espero justamente eso. Indicaría que comprendes bien la función del diseñador y respetas su opinión profesional.

Sin embargo, aunque no lo creas, tengo colegas que aún creen que diseñar es manejar todo y hacerlo todo. Se matan tratando de aprender código, SEO, ilustración, marketing, editorial.

Bien, si no lo has comprendido, quiero que entiendas esto: La especialización es necesaria, no es posible o es muy poco probable que alguien maneje todos los temas y no cojee en alguno.
Busca un especialista dependiendo el caso y las necesidades de tu proyecto. Te aseguro que no te arrepentirás.

Pin It on Pinterest

Share This