¿NECESITAS UN DISEÑADOR EN TU EMPRESA? 

NUNCA HAS CONTRATADO A UNO, NO SABES CÓMO TRABAJAN O LO QUE DEBES ESPERAR. NO TE  COMPLIQUES, EN ESTE POST TE LO EXPLICO LO BÁSICO QUE DEBES TENER EN CUENTA.

Como emprendedor puedes considerar que el diseño es bastante simple y fácil de gestionar dentro de la empresa y, por lo tanto, te puede parecer transitorio y de tipo “comodín”.

No obstante, el descuido y liviandad que refleja tu decisión respecto al servicio del diseño, te puede conducir a despilfarrar dinero e incluso sucumbir en problemas legales.

A pesar de los esfuerzos de las escuelas y diseñadores por tratar de levantar este escenario, el diseño sigue siendo un valor poco fecundo como para ser explotado dentro de una empresa. Por ende, al requerir los servicios profesionales de un diseñador nos encontramos con que la mayoría busca preferentemente el precio más bajo. La diversidad de profesionales y la variedad de precios que el mercado ofrece, también ha dado paso a servicios “no profesionales” que eluden resguardar un mínimo de calidad. Aunque este no es un tema que preocupe al emprendedor, debemos advertir que la mala elección puede converger, en un importante número de casos, en una perdida total de la inversión.

¿PERDER MI INVERSIÓN EN DISEÑO?

Sí, la pérdida de la inversión no siempre es advertida por el cliente, más bien tienden a satisfacerse simplemente con la entrega de lo acordado sin exigir, por ejemplo, un seguimiento o una evaluación posterior.

Claramente esto es el resultado de considerar el diseño como algo efímero y no como un servicio flexible que no se extingue con la entrega final. Por tanto, es una necesidad que el emprendedor considere todos los puntos que conllevan a un buen servicio de diseño, aunque voluntariamente desista (ulteriormente) de ello.

EL INICIO DEL NEXO CON EL DISEÑADOR

Antes de elegir a un diseñador debes considerar su portafolio y experiencia académica, laboral y en algunos casos, su estilo personal de trabajo. Debes tener claro que cada diseñador podrá darte un resultado diferente a tu requerimiento, no obstante, sin menoscabo de lo anterior, también deberías considerar estos tres hitos:

1. RAICES DEL PROYECTO

En esta etapa se generan bastantes discrepancias de opinión, sobre todo por el “me gusta” que para un diseñador puede no tener validez (puedes leer este post)  Si crees que el diseñador no ha respetado tu idea o simplemente no estas de acuerdo deben reflexionar en conjunto, pues lo que creas como correcto puede ser un error que el diseñador está advirtiendo, en otras ocasiones el error en el resultado se debe a un mal brief.

2. PROCESO DE DISEÑO

Es la etapa más importante del proyecto, aquí debes solicitar toda la información respectiva al proceso de diseño (tiempos, fechas, fuentes, editables, costos, entregas, entre otros) este acuerdo debe quedar estipulado en un contrato de servicios profesionales. Esta es la instancia en la que se debe pagar un porcentaje como anticipo, este no necesariamente es devuelto en caso de una eventualidad. Cabe notar que es de tu responsabilidad corroborar las referencias del profesional que contratas, sobre todo antes de entregar cualquier monto de dinero. Para ello solicita un portafolio profesional, académico, laboral y/o referencias con las que puedas corroborar la veracidad de esta información.

Es necesario que entregues toda la información que se te solicite y si es necesario, hazlo participe de los procesos que requiera.

3. ENTREGA DEL PROYECTO

Cuando se realiza la entrega final del proyecto debes inspeccionar cuidadosamente lo acordado en el contrato de servicios profesionales, de esta forma advertir y modificar las faltas.

Recuerda que tienen un número finito de correcciones, propuestas y tiempos, los cuales han sido estipulados en el contrato de servicios profesionales. Posterior a esto, el diseñador puede (o debería) ofrecer un servicio de seguimiento de proyecto, a veces, este costo puede ir inmerso en el total acordado, o ser considerado un costo anexo.


ANTES QUE TE VAYAS….

Es necesario que tengas presente que el diseñador es un profesional y por tanto, seguir sus consejos puede ser útil para tu proyecto debido a su pericia, por ende, si te has preocupado de elegir un profesional adecuado, el resultado debe ser siempre positivo y acertado para tu negocio.