top of page

¿ERES DISEÑADOR FREELANCE?

¡Te dijeron que ser freelance o independiente era maravilloso? ¿Que tendrías tiempo libre? ¿Que trabajarías desde cualquier lugar? Pues bien, déjame decirte que aunque es cierto que tiene sus ventajas, también tiene sus desafíos.

Ser mi propio jefe ha sido una experiencia única, llena de altibajos.

La idea de tener flexibilidad en mi horario y lugar de trabajo es genial, pero, ¿adivina qué? También significa que a veces trabajo más horas de las que jamás imaginé, y mi oficina puede ser cualquier lugar, ¡incluso la mesa de mi cocina!

Empecé como Freelance en el mundo del diseño allá por el 2008, y te confieso que he visto de todo.

En estos años, me he cruzado con una variedad asombrosa de individuos y modelos de negocio.

Por eso, en este post, quiero compartirte lo que realmente funciona, o al menos lo que siempre ha demostrado ser más efectivo.

Vamos a simplificar las cosas.

He sido testigo de todo, desde valientes emprendedores freelancers hasta gigantes agencias de diseño que parecen desorientadas. Personalmente, siempre he buscado la independencia, aunque no puedo negar que el camino ha sido terrible.

Hermoso, pero terrible.

Así que, déjame contarte lo que desearía haber sabido antes de entrar en el mundo Freelance.

1.NO TE PRESENTES COMO AGENCIA.

En mis inicios me dijero:

Trabaja como agencia, es más serio… Algun pamfilo me lo recomendó…

Pero cuando llegaba y me hablaban de mi equipo quedaba plop!!!!

Es un sueño super lindo tener una agencia, pero no es la mejor opción si estas comenzando.

Te lo explico:

  1. Para ser una agencia necesitas tener un equipo que funciona, independiente si ese grupo trabaja por su cuenta, lo necesitas. Si estás comenzando, es probable que no tengas la seguridad de cómo va a funcionar ese equipo.

  2. Además, las emprensas y emrpendedores creeran que eres una agencia, pero se darán cuenta (… y creeme que lo harán) se sentirán defraudados.

Si te presentas como Freelance o independiente serás honesto.

Ahora, si tu sueño es tener una agencia, ten en cuenta lo que implica y ve conformando un equipo poco a poco hasta que puedas solventarlo porque tendrás que invertir en ello.

2.TRABAJA EL NETWORKING

Todo gira en torno a tus contactos, sin importar cuán hábil o no seas.

Tu red es la clave.

Lo lamento, pero es la realidad; todo se basa en ella.

A lo largo de estos años, he presenciado a diseñadores Freelance excepcionales terminar trabajando en ventas u en otros rubros, simplemente porque carecían de contactos o no sabían cómo construirlos.

En cambio, he visto a otros, que no eran tan talentosos, convertirse en propietarios de agencias simplemente porque supieron fortalecer sus redes.

Así que anda a todas las reuniones en que esté tu cliente; habla con todo el mundo y entra a todos los lugares donde esté tu cliente…

Incluso llegué a conocer a un Freelancer que decidía invertir en un gimnasio de calidad.

Su razón era bastante lógica: utilizaba este lugar para realizar networking.

Me pareció una idea fascinante y me hizo reflexionar sobre las diferentes formas creativas en que los profesionales independientes pueden construir conexiones y hacer crecer sus negocios.

3. NO LO SABES TODO NI LO VAS A SABER ¡JAMÁS!

Cuando empecé, pensé que debía tener todas las respuestas.

Si me presentaban un trabajo y no sabía cómo hacerlo, simplemente lo rechazaba. Pero hubo una frase que me hizo reflexionar sobre mi propia estupidez.

“No sé todo, pero dame un teléfono y lo averiguaré”. No recuerdo quién lo dijo y ni me estresa saberlo…

Ahora entiendo que no es necesario que lo sepa todo, pero es probable que necesite identificar a alguien que tenga el conocimiento que me falta para colaborar eficientemente.

Busca y forma un equipo de trabajo, construye relaciones que impulsen el crecimiento de tu proyecto.

4.CREA UN PMV

Pasé meses dedicándome a la creación de productos y servicios con la ilusión de ofrecerlos, pero me encontré con un dilema: no lograba venderlos.

Así que todos ese tiempo era perdido.

Fue entonces cuando entendí la importancia de construir un Producto Mínimo Viable (PMV) y salir al mercado de inmediato.

Este enfoque me permitió evaluar la verdadera disponibilidad del mercado para aceptar lo que tenía para ofrecer.

Crear el PMV no solo simplificó mi proceso, sino que también me brindó la oportunidad de ajustar y mejorar en función de la respuesta del mercado.

A veces, esperamos tener un producto perfecto antes de lanzarlo, pero la realidad es que la interacción con el mercado es esencial desde el principio.

Así que mi consejo es claro: crea tu Producto Mínimo Viable y sal a ofrecerlo ahora mismo.

En resumen, quiero enfatizar la importancia de tener una visión clara de lo que vas a emprender y cómo planeas llevarlo a cabo.

A partir de ahí, te animo a que salgas al mercado y lo ofrezcas con confianza.

Es fundamental estar seguro de tu propuesta y transmitir esa seguridad a quienes te rodean. Recuerda, la autenticidad y la convicción son tus aliados más fuertes en este viaje como Freelance.

bottom of page