Un diseño atractivo y efectivo no se mide por el diseñador que hayas contratado o por lo sublime del resultado, sino por el cumplimiento de los objetivos propuestos y sobre todo si logras medir este impacto. En este post te daré mi punto de vista sobre si considero preciso o no medir el ROI en diseño.

Este es uno de los temas más debatidos por los profesionales del diseño, medir o no el ROI o RODI -RETURN ON INVESTMENT OF DESIGN-. 

Existen diferentes opiniones entre los propios diseñadores, algunos argumentan que el ROI no es posible de medir; otros señalan que no es necesario hacerlo y, por último, están quienes indican que es sí es importante conocerlo.

Desde mi perspectiva el tema es bastante más simple: “Lo que no se mide, no se puede mejorar” (Peter Drucker)

Valorar los resultados en términos cuantitativos es el fantasma que ronda a muchos diseñadores, no solamente por la dificultad que hay en ello, sino porque no ha sido un tema común en el área.

ENTONCES, ¿DEBO MEDIR EL ROI?

¿Lo que invierto generará frutos?”, “¿Vale la pena invertir en diseño?”, son las preguntas más frecuentes que se hacen los emprendedores al momento de comenzar su propia empresa y, sobre todo, contratar a un diseñador.

En ese sentido, lo primero que debes tener claro es que sí es importante que inviertas en diseño. No solo puedes mejorar los aspectos estéticos de tu negocio, sino te permitirá impulsar la creación y el rescate de valor para tu negocio.

Entonces, ¿Cómo demostrar al emprendedor que el diseño es importante y que lo ayudará en sus ganancias? La respuesta es simple: Medir el ROI en diseño (RODI).

El ROI en diseño (RODI) puede convertirse en una oportunidad de comprobar que aquello que se está ejecutando al interior de la empresa es una inversión que generará beneficios y ganancias.

¿QUÉ MEDIR Y NO MEDIR?

La fórmula del ROI es bastante sencilla (ROI= (Beneficio-Inversión)/Inversión) pero el problema aquí no es medirlo ni ajustar la fórmula del ROI al RODI (que también es bastante simple), sino hacerlo de la manera correcta.

Uno de los conflictos es entender qué medir, qué datos considerar y qué incluir o excluir. Asegurarte que el retorno de la inversión que has obtenido del diseño se debe justamente a eso y no de otra actividad.

MI RECOMENDACIÓN…

Estoy seguro de que si has desarrollado un buen proceso de diseño, medir el RODI, solamente te llevará a confirmar un resultado favorable para la empresa.

Pero quiero hacer insistencia en el proceso y reforzar algunos puntos necesarios antes de proceder con la medición.

  1. Establece una imagen de antes y después de la integración del diseño.
  2. Mide periodos y situaciones similares.
  3. Haz la medición del proceso por etapas, no solo de los resultados finales.
  4. Establece un objetivo a medir.
  5. Complementa y contrasta con otras métricas.
  6. Comprueba si lo medido es concerniente a los objetivos.

A pesar que recomiendo que se mida el RODI en los servicios de diseño, es necesario que no te dejes llevar apasionadamente por estos resultados.

La falta de un proceso exhaustivo, planificación y análisis pueden llevarte a conclusiones poco reales o simplemente erradas.

Es preciso  que comprendas que algunos factores involucrados no siempre son factibles o fáciles de medir.

El RODI cuantifica los procesos del diseño y esto se aleja de las actividades más subjetivas. Por tanto cuida lo que mides, cómo lo haces y contrastalo con tu realidad.

¿QUIERES SER PARTE DE MI LISTA VIP?

Deja aquí tu email y te enviaré información y consejos útiles para tu empresa. ¡LO PROMETO, NO HABRÁ SPAM!

¡MUY BIEN! Ya eres parte de mi grupo vip.