¿TIENES UN PRODUCTO DE M*ERDA?
By Freddy Maldonado

Cuando un emprendedor está desesperado, intentan cualquier cosa para que sus productos tengan éxito. Y una de estas es la peor opción que puedes tomar.

Si vives esperanzado que las estrategias de marketing y, en especial, el marketing digital te ayudarán a vender más, te recomiendo que leas lo siguiente.

La estrategia de la esperanza

Si inviertes dinero en promocionar tu producto con la esperanza de que mejore sus posibilidades de éxito, puede que estés perdiendo el tiempo (y tu dinero)

No digo que invertir en promoción sea algo malo, pero si no lo haces de manera inteligente, no habrá ningún cambio real.

Y esto sucede todo el tiempo.

Los emprendedores se dedican a escuchar al último gurú que les dice: “solo necesitas [inserta la táctica aquí] para tener éxito” y corren con a ello.

Seguramente ya habrás oído muchos consejos sobre cómo debes dirigir tu negocio y qué estrategias utilizar: “¡Concéntrate en esta cosa!” “¡Este es el secreto del éxito!” “¡Solamente tienes que [insertar la táctica aquí]!”

Es seductor, ¿verdad?

Quieres creer que a ti también te funcionará.

Lo he visto una y otra vez: emprendedores que invierten sus recursos en campañas de marketing y siguen sin salir del precipicio.

Invierten, invierten, invierten… pero luego siguen encontrándose a punto de caer por ese precipicio sin más opciones de supervivencia.

Además, hay mucha presión para subirse al último carro del marketing y muchos dueños de negocios intentan desesperadamente renovar su marketing cuando lo que realmente necesitan es un producto mejorado.

¡Sí, mejorar tu producto!

Si tu producto es una mierda, gastar más en marketing nunca lo salvará de la muerte. Puede que retrase la fecha durante un tiempo, pero un día llegará y todo el mundo se dará cuenta de que tu producto no vale lo que cuesta.

El mundo cambia más rápido para poder seguirlo, y por mucho que nos esforcemos, nuestros productos quedan desfasados.

No importa cuántos anuncios compre o cuántos obsequios regale en una promoción de redes sociales: morirá.

¿Cuál es la manera?

El diseño es la clave de la longevidad de tu producto y puede darle una salida: mejorar tu producto y conectarlo con las necesidades de tu cliente, te permite ahorrar dinero a largo plazo.

Si inviertes un poco de tu tiempo y examinas cada aspecto del diseño de tu producto, verás maneras de mejorarlo. Sin embargo, debo ser franco, a veces, los árboles no te dejarán ver el bosque y terminas agregando demasiadas funciones o adornos que dificultan su uso y se vuelven inútil.

Por eso aquí te dejo algunos pasos que deberías considerar si quieres optimizar tu producto:

Lo primero que debe hacer es comenzar con un objetivo bien definido en mente. Antes de comenzar a diseñarlo, asegúrate de saber exactamente qué debe hacer (función) tu producto, sea este un objeto, aplicación o sitio web.

Luego obtén retroalimentación de su público objetivo. Pregúnteles qué quieren (esperan) de tu producto y asegúrate de que sea algo valioso para ellos.

Finalmente, debes identificar el mejor enfoque para el usuario, en lugar de lo que cree que es mejor. Algunas preguntas que debe hacer cuando intente decidir si un determinado cambio de diseño beneficiará a sus usuarios:

¿Qué puede lograr el usuario con este diseño? ¿Existe una experiencia previa que los usuarios consideren importante? ¿Cómo interactúa el usuario con mi diseño?

Procura recibir constante retroalimentación de ellos, así te mantendrás actualizado a sus necesidades.

En definitiva, el buen diseño pondrá al cliente en primer lugar, lo que le ayuda a crear un producto que durará años.

Por lo tanto, ya no tendrás que preocuparte de que tu producto se quede anticuado porque has incorporado modos de adaptarlo a medida que el mundo cambia a su alrededor.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *